Me siento un instrumento de Dios, mi vida siempre ha sido servir, encontré mi felicidad en ayudar a otros a obtener la suya. A lo largo de mi vida, como muchas personas formé mi familia y desarrolle mi  profesión en el ramo de la construcción, mismo que me llevo a crear de la mano de mi esposa y mi cuñada, una empresa con 28 años de sobrevivir, desarrollarse y dar muchos frutos. He encontrado que recibo mas dándome y por eso se que la vida me puso en este camino.

Justo cuando colgué mi hamaca para hacer lo que todo jubilado desea, la vida ó Dios me dijo que aun no era tiempo.

Gracias a mi esposa que siempre esta en constante búsqueda de desarrollo, crecimiento, aprendizaje y ¿por que no?, generar. Pude ver, como veía en mi, la enorme necesidad de toda la gente en el mundo que no sólo desea, necesita salud y bienestar

A los 25 años me dijeron tienes artritis reumatoide degenerativa y mi prognosis fue; a los 40 años estarás en silla de ruedas y desde entonces me dije eso no va a pasar, probé de todo; vitaminas, ejercicio, cúrcuma, ajo negro, factor de transferencia, hasta bicarbonato con agua caliente y nunca detuve la búsqueda. Hoy a los 76 años he sobrevivido a una operación de columna, una fractura de cráneo, queriendo probar quien tenia el coco más duro si una Palmera o yo? Me hicieron 15 puntadas, no me pregunten quien ganó. La tercera vez que me acerque a la luz fue por un pre infarto  y algunas aventuras más, que me impulsaban a seguir en la búsqueda

Y todos los días de mi vida han sido una constante lucha, sin descanso, de estar bien y hasta mis 75 años encontré por fin el secreto mejor guardado. Y hoy tengo la necesidad de darlo a conocer a todo el mundo.